¿Cómo tener nuestra mente en forma?

Fitness Mental

La salud que está de moda

Uno de los temas más hablados en nuestra sociedad actual es la salud.  Bajo la excusa de que los cuerpos más bellos son los "saludables" ahora el ejercicio está de moda, las dietas sin gluten, y la infinidad de recetas que incluyen: chia, jengibre, aceite de coco, leche de almendras o semillas de lino.  Todo para conseguir una figura deseable que dice ser el reflejo de que nuestro organismo funciona a la perfección. 

 

Esta cultura de la salud inició con el descubrimiento de la función del ejercicio y la alimentación equilibrada para la prevención de enfermedades. Así, la gente se dio cuenta de su responsabilidad en el cuidado de la salud y empezó a modificar sus hábitos alimenticios y sobretodo, a hacer ejercicio.  Sin embargo, parece que el culto al cuerpo de nuestra sociedad fue distorsionando el concepto de salud hasta convertirlo en lo que ahora es un asunto mayormente de belleza física que de otros aspectos. 

 

La salud debe ser entendida como un concepto integral, pues se trata de un "estado de completo bienestar físico, social y mental... (OMS, 1948)".  De manera que, si en verdad deseamos ser saludables, así como le damos importancia y nos esforzamos en el cuidado de nuestro cuerpo mediante la dieta y el ejercicio, también deberíamos atender nuestro estado mental.  Y no es cuestión nuevamente de separar los conceptos mente y cuerpo, sino de encontrar un equilibrio en su entrenamiento con el fin de obtener un mayor beneficio.  

Fitness Mental

La mente, así como el cuerpo, puede entrenarse para ser más saludable y prevenir el desarrollo de enfermedades.  El fitness mental consiste en el entrenamiento de nuestros pensamientos, sentimientos y emociones.  Como Rafael Santandeur psicólogo autor del libro "Las gafas de la felicidad" explica, está comprobado que mediante el entrenamiento de la mente se pueden cambiar ciertos patrones de pensamientos por otros que nos proporcionen bienestar y armonía.   

 

Son muchos los ejercicios que se pueden desarrollar para llegar a ser mentalmente fit, y así como se puede notar cambios en nuestro cuerpo con las primeras semanas de entrenamiento físico, también con los ejercicios mentales  se pueden apreciar diferencias en nuestro estado de ánimo, y en nuestra capacidad para afrontar las adversidades. 

 

*Al final de este escrito encontrarás el primero de una serie de ejercicios mentales para realizarlos durante un mes. Te propongo practicarlos diariamente y comentar tus experiencias. 

El reto de mirar a nuestro interior

Es muy fácil hablar de nuestros hábitos alimenticios y las nuevas rutinas de ejercicio que emprendemos.  Parece que en todo lugar se puede abrir una conversación (sobretodo entre mujeres), sobre las dietas que encontramos, los nuevos ejercicios, o las bloggeras de moda que nos instruyen con sus formas "saludables" de vida.  Pero nunca es muy cómodo hablar de nuestros pensamientos y emociones con cualquier desconocido, hace falta construir un ambiente de seguridad para manifestarlos, y aun así, para los hombres llega a ser difícil hacerlo. 

 

Existe un temor hacia los asuntos de la mente que tal vez, hemos heredado desde los tiempos en que se creía que los trastornos mentales eran posesiones demoniacas.  Y aunque ahora sabemos que al menos 1 de 4 personas en el mundo experimenta un trastorno mental, la discriminación y la resistencia de la población por atender su estado mental, sigue siendo evidencia del miedo en esta materia. 

 

El área de la salud que se encarga de la mente ha sido tema de importancia sólo para algunos pocos, así como si no todo ser humano fuera capaz de sentir y pensar.  El problema está en que por hablar de "salud mental" se acepta la contraparte de la "enfermedad mental" por lo que todo mundo huye de esto. Es necesario entender que la mente no es sólo un órgano que pueda enfermarse y curarse, sino que se trata de todo un conjunto de funciones cognitivas, afectivas y conductuales, que en ocasiones podrían causarnos problema y no quiere decir precisamente que se hayan "enfermado".

 

Esta es la razón por la que no todos los asuntos de la mente son menester de la medicina, sino que además deben ser comprendidos por las ciencias sociales que estudian estas funciones, sin necesidad de catalogarlas como "saludables" o "enfermas.

 

"Llamar "paciente"  a la persona que acude con el psicólogo mantiene esta concepción médica de la salud mental que sugiere que la persona está enferma mentalmente y requiere curarse"

 

Es difícil atraer la atención al cuidado de nuestro interior, cuando vivimos en un mundo de apariencias en donde sólo hace falta promocionar una imagen en las redes sociales para obtener el reconocimiento de los demás.  Pero parte de la evolución y el aprendizaje debería ser entender que la salud mental es asunto de todos y es una parte imprescindible de la salud. 

 

No se puede decir que gozamos de buena salud cuando nuestro estado mental no es el mejor. Es importante hacer conciencia si este juego del fitness en verdad nos está haciendo ser más saludables, porque una cosa es alimentarse adecuadamente y hacer ejercicio para sentirnos bien y protegernos de enfermedades; y otra es obsesionarnos con mantener este ritmo de vida. 

 

Seguramente obtendremos una óptima salud física mediante una dieta que nos aporte las cantidades exactas de vitaminas, minerales, proteínas y carbohidratos que nuestro cuerpo requiere para las actividades que realiza. No obstante, a veces seguir un régimen alimenticio sólo es razón y motivo de una inestabilidad emocional, pues comienza con el rechazo de nuestro cuerpo tal y como luce en el espejo, continúa con la restricción de nuestros alimentos preferidos, y se convierte en una obsesión por controlar lo que comemos y fracasar en el intento.

 

Tampoco es cuestión de negar la satisfacción que obtenemos con el agrado de nuestra apariencia física, es cierto que "verse bien puede hacernos sentirnos bien". Además de que es verdad la gratificación emocional que experimentamos cuando liberamos endorfinas a través del ejercicio.  Entonces, sólo hace falta complementar nuestro cuidado de la salud con la atención a nuestra mente y el entrenamiento de ella, que al mismo tiempo, también nos ayudará en el cuidado de nuestro cuerpo. 

"El hombre que ha empezado a vivir más seriamente por dentro, empieza vivir más sencillamente por fuera".   Ernest Hemingway

Ejercicio Mental

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Lorena Olguin (jueves, 18 mayo 2017 09:44)

    Lauris te felicito!