Qué poco sabia yo de bebés antes de ser mamá

¡Qué poco sabía yo de bebés antes de ser mamá!

Porque siempre quise tener hijos y me sentía preparada, pero no sabía nada en realidad.

Porque la literatura y los consejos no pueden dar el sentimiento que sólo se obtiene al experimentarlo. 

Yo que alguna vez llegué a molestarme del niño que no se callaba que iba en el asiento detrás de mi en el avión, ahora soy la mamá que lo lleva y me preocupa molestar a personas como yo antes de ser mamá. 

Yo que valoraba la independencia de los bebés de brazos y celebraba cuando no lloraban al alejarse de sus papás. Ahora estoy con un bebé pegado a mi que sufre cada vez que me pierde la vista. Quizás es sólo en esta etapa, o tiene que ver con nuestra situación de vida en la que nadie más que yo cuida de él. Como sea, ahora veo cuánto se valora en la sociedad el despegarse de la madre a temprana edad, es hasta mejor visto que el niño esté apegado a la niñera o a la maestra, ¡pero no a su mamá por favor!

Yo que aún sabiendo las teorías del apego seguro no entendía por qué sería correcto que las niñas más chicas lloraran en su primer día de clase de ballet. 

Y es que ahora tengo otro enamorado. El primero ya no está tanto, sus químicos bajaron y el instituto de supervivencia lo llevaron a enfocarse en algo más provechoso que buscar canciones para dedicarme. Pero para mi nuevo enamorado soy todo lo que necesita en la vida, no hay cosa mejor que descubrir el mundo pegado a mi. No hay mayor alegría que verme arreglándome para darle de comer. Y que todo le llama la atención es cierto, también quiere estar en todos lados y comer, oler y tocar todas las cosas extrañas (sobretodo las más peligrosas). Pero no me dejes tanto tiempo solo mami, que te extraño y mi vida se acaba si te vas al baño justo cuando yo me distraje de jugar con los libros de medicina de papá. 

Qué poco sabía yo de bebés antes de ser mamá y darme cuenta de la guerra que viven defendiendo sus estilos de crianza. Y es que en este viaje cualquier movimiento puede ser usado en tu contra. Si el amamantar poco es juzgado, también puedes ser el hacerlo por mucho tiempo, porque no vaya a ser que se haga muy dependiente otra vez... 

Estamos naciendo mamás hijas de mamás que usaban fórmula, tecitos y andaderas, en tiempos de las que portean, son “lactivistas” y quieren amamantar hasta que los niños lo deseen. No es que sea simplemente una moda, las modas carecen de sustento intelectual, pero también hay que darle razón al comportamiento social y no apasionarse con ideas de vanguardia para desmerecer a las antiguas. Estoy segura que las mamás de antes no tenían que enfrentarse, aparte de todo lo que conlleva la maternidad, con un bombardeo de “maneras ideales” para alimentar, dormir y educar al bebé.

En fin, qué poco sigo sabiendo yo de bebés, mejor ya me voy porque no tengo idea cuánto tiempo más duerma mi nene y tal vez aún puedo bañarme... o hacer ejercicio... o limpiar la casa... o conquistar al mundo. ¿Qué se yo?

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Susy (jueves, 31 enero 2019 20:25)

    Mi Lauris! Me encantó este primer artículo y seguro me gustarán los demás! Besisimos