Retrato escrito de la Cultura Perinatal de México

DISCLAIMER:

No se si yo me haya quedado con una impresión de la cultura del embarazo, el parto y el puerperio en México que ya no es así, quizás se tratan de ideas que ya estén quedando en el pasado, pero lo que a continuación relato, fueron mensajes que recibí o que todavía han llegado a mis oídos. 

Cabe aclarar que esta cultura tendrá diferentes tintes dependiendo del estrato socieconómico, y como es de esperar, el más bajo será el más afectado, con un mayor riesgo de sufrir violencia obstétrica.

No es mi intención juzgar las prácticas y el conocimiento de los médicos obstetras en el país, pues esto sólo es producto del aprendizaje de una visión autoritaria que fomenta el maltrato y en la que las opiniones de las mujeres no son tomadas en cuenta. Y todo esto es producto de años de una práctica obstétrica dañina para el parto que no se basa en evidencias y cuya estructura se asienta en una sociedad patriarcal.

 

 

 

¡Por fin das la noticia de tu embarazo! Las recomendaciones para recibir todos los cuidados necesarios en esta etapa no tardan en llega. Las hay en todas las áreas, pero es muy probable que nadie te hable de la importancia de revisar tu salud mental ahora más que nunca. 

Durante cada una de las visitas médicas será muy importante cuidar tu peso, no vaya a ser que subas más de lo que marca la literatura. En general, lo más importante en este periodo es que conserves tu actitud pasiva y obediente ante las indicaciones médicas, de esta manera llegaremos muy bien preparados para el momento del parto. 

No olvides conservar una visión de urgencia médica en cada momento del embarazo hasta el parto. No se trata de algo fisiológico, no tienes la capacidad para vivirlo de manera sana, siempre hay que atender la enfermedad y ayudar a los procesos que no ocurren de forma natural. 

Llegaste a la semana 37, felicidades, en muy poco tiempo podrás tener a tu bebé contigo. Es de esperarse que ya tengas su cuna lista y todos los demás productos que son imprescindibles para un recién nacido: la cuna, los chupones, biberones, columpios, carriolas, etc.. Entre más sustituyan los brazos de las madres, mejor. Las cunas que se mueven solas son una maravilla, no tienes que acunarlos nunca más, y entre menos brazos te pida el bebé mejor, así no lo harás dependiente de ti. 

Semana 39 y nada, será mejor que hagamos una inducción. Casi cumples la semana 40 y tu cuerpo es demasiado pequeño para ser capaz de dar a luz al bebé que habita tu útero. Ni te digo todos los peligros a los que se exponen tú y tu bebé por esperar a que sus pulmones le den la señal a tu cerebro de que es momento de nacer. Aunque claro, esto no será de tu conocimiento, basta con que escuches y atiendas lo que el médico te dice. 

Confía, esto es lo mejor para los dos, para qué esperar más tiempo si el médico sabe que tu bebé ya está listo para salir, sólo necesita un empujonsito que vamos a darle con oxitocina que tú no has producido, y así, lo que tanto ansías llega mañana en punto de las 8 am que llegas al hospital con tu maletita lista. 

Mientras tanto escuchas los comentarios de las bondades de la cesárea y los peligros del parto natural. Habrá que valorar que eres tan joven y deseas mantener una vida sexual con tu marido, sino, imagínate lo que podría pasar con su deseo si tú no llegas a proveérselo. Dicen que el parto natural puede perjudicarte mucho en esos aspectos, y sin mencionar sobre la incontinencia urinaria y, ¿sabes lo que son las hemorroides?... Mira, es peligroso que el bebé nazca por parto natural, se estresan demasiado, hasta nacen mucho más fellitos. En una cesárea llegas al hospital y ya está, al ratito tienes a tu bebé contigo y verás que la recuperación no será tan difícil como todo lo que te imaginas que puede pasar en un parto natural.

Al día siguiente puedes tratar la inducción que muy probablemente termine con cesárea, o mejor decidir de una buena vez entrar a quirófano. 

¡Ya déseje de dudas bonita, ahórrese el trabajo de parto que nosotros lo hacemos por usted!

Bendito Dios su bebé ha nacido, véalo a través de esta cortinita y déjenoslo que hay que hacerle muchas cosas antes de que usted lo pueda cargar. Se lo pasamos a su marido para que le corte el cordoncito cuanto antes claro, y pose para la foto. 

No se preocupe por todo lo que está llorando desde que nació, al cabo, nunca se va a acordar de ello. 

Ahora sí, unas horas después de que lo sacamos por usted, aquí tiene a su bebé. Como ya nos convencieron de que la leche materna es muy importante, intente darle, no se preocupe si no puede, nosotros ya le dimos aquí un biberón de fórmula y seguro hambre no tendrá. 

Gracias por venir a que le hiciéramos el parto, felicidades por ser tan obediente y reconocer su incapacidad para traerlo al mundo sin nuestra ayuda. Ahora recuerde que es muy importante que su bebé tome quince minutos de cada seno y que le complemente con fórmula porque es muy poco probable que usted produzca lo suficiente. No olvide que debe acostar a su bebé boca arriba y dele el chupón desde un inicio para que lo agarre y evite el Síndrome de Muerte Súbita. 

Pero qué bebé más bello, y usted, una mamá de revista. Qué bueno que se está ajustando a esta “maternidad plastificada”que debe seguir. Cuanto antes trate de recuperar su figura y regrese a su trabajo, mejor. Continúe así, cargando poco a su bebé para que no lo acostumbre y que sea un bebé bueno, de esos que no lloran, ni son demandantes.

¿Cómo van las noches? Ahora hay una cantidad de entrenadoras de sueño certificadas por instituciones sofisticadas que podrán ayudarle para que usted y su bebé logren tener un sueño tranquilo. Recuerde que si su bebé se está levantando tantas veces durante la noche, él tampoco está durmiendo bien. Más vale que invierta en un buen entrenamiento. Sí es algo costoso, pero su descanso lo vale. 

Al parecer su lactancia fracasó, no se preocupe, al final es la misma para todos los bebés y las fórmulas hoy en día son buenísimas. No hace falta que trabaje este duelo ni ningún otro que usted sienta, es normal sentirse un poquito triste después del parto por tantas hormonas, pero lo que importa es que usted y su bebé están saludables.

Felicidades, ha conseguido tener un bebé bien portado, se duerme solo en su cuna y ya en su propio cuarto. Lo enseño a dormir toda la noche, qué maravilla, que ejemplo de independencia. Así vaya haciéndolo con todo, enséñele a sentarse, a gatear, a caminar, a comer y a ir al baño en su lugar.

No se preocupe por lo que su bebé sienta en ningún momento, estos primeros meses de vida nunca los va a recordar y qué bueno que cuidó primeramente su comodidad. Si lo dejó llorar para que durmiera le hizo un gran favor tanto a usted como a él, “no lloran sangre que al cabo”. Y qué bueno que no se dejó manipular por él y su llanto, todos los bebés lloran. Qué bueno que desde pequeño sepa quién manda, así siga, que todo esté jerarquizado en su hogar, que siempre haya disciplina. 

Que nunca vaya a dormirse en su cama porque una vez que ahí lo meta, nunca lo va a poder sacar y qué peligro para le mundo que pase esto. Todos los miedos que le va a depositar, todas las inseguridades que va a tener por depender de usted desde estos primeros meses para todo. Entre más rápido se nos haga independiente y menos la necesite, mejor para todos. 

Continúe haciendo lo que hicieron con usted, si tiene un varoncito hágalo hombre y regáñelo siempre que llore, si tiene una mujercita enséñele las buenas costumbres desde pequeñita. Enséñele a besar a sus mayores aunque él no quiera, y ofrézcale premios y castigos para modular su comportamiento. 

No tenga miedo en darle una nalgada cuando no lo obedezca, finalmente a usted se la dieron y vease, no salió tan mal ¿verdad? 

Escribir comentario

Comentarios: 0