maternidad

maternidad · 02. abril 2019
Me encanta tu existencia, amo verte con esa energía que te lleva a descubrir el mundo. Tu sonrisa es mi mejor alimento y medicina, pero cuando duermes, encuentro una calma que jamás había experimentado. Es que puedo oírte respirar profundo, y al ver tus ojitos cerrados, siento tanta paz. Qué bonito es tenerte aquí cerquita dormido. Qué bonito es admirar cada parte de ti, tan definida y tan perfecta. Es la calma de tu siesta la que repone mi alma. La que olvida los berrinches, responde...